Publicado el

¿Cómo se hacen las máscaras de látex de terror?

¿Nunca te has preguntado cómo se realizan las máscaras de látex de terror?

Para llegar hasta al final de estas espectaculares caretas de látex ha habido que recorrer todo un proceso por distintos departamentos de la fábrica y disponer de la participación de varios especialistas normalmente de ocupaciones muy diferentes pero con fuertes puntos en común.

¿Por donde comienza su fabricación? Veámoslo por pasos:

Paso 1: La concepción de la idea.

El primer paso está en la cabeza del creativo. Este señor tiene que idear un personaje que te llame lo suficientemente la atención como para que en la próxima fiesta de disfraces, tú quieras ponerte esa máscara.

Si por ejemplo, hablamos de terror, mientras más repelente y chocante sea la cara del personaje, mucho mejor. Es decir: mientras más grima y rechazo te provoque la visión, más acertado habrá estado el creativo. En ese caso hay que provocar una situación completamente anormal, incluso propia de las peores pesadillas. Un buen alambre de espinos enredado e incrustado como una mordaza envolviendo la cara mientras se clava en la carne y levanta la piel con su presión en un rostro presa del dolor pero con mirada asesina, podría ser un buen ejemplo de una exitosa careta de látex de terror.

Paso 2: Trasladar la idea al papel.

El siguiente paso sería pasarlo de la imaginación al papel. El creativo puede trasladar su idea al dibujante, pero si son la misma persona y además es un buen artista como dibujante, lo que se imagina tiene más posibilidades de coincidir en todo con lo que se dibuja.

Normalmente los directivos de las buenas fábricas de caretas, gorros y antifaces de látex de terror suelen procurar que así sea.

Paso 3: El modelado del molde.

¿Por qué se modelan las máscaras de látex de terror?

Porque una vez que tenemos el dibujo hay que cambiarlo de dimensión ( pasar de 2D a 3D) para ver sus anchuras, alturas y todo tipo de medidas en todos sus detalles: un trozo de piel desgarrada, unas encías sangrantes, una gota de sangre que se sale con un poco de pus…( puajjj! me está costando escribirte este post ).

 

Es entonces cuando en un bloque de pasta especial de modelar (con la ayuda de un poco de calor) se le da forma en tres dimensiones al dibujo seleccionado, eso sería el modelado. Esta parte del trabajo también es crucial, ya que hasta los detalles más insignificantes deben ser materializados: zonas porosas en la piel, hinchazones, arañazos, descarnamientos…iremos dando forma al futuro molde que luego será “la madrina”.

Así pues, modelamos lo que será el futuro molde gracias al cual obtenemos la pieza maestra o “madrina” hecha con un látex muy grueso para el siguiente paso: su moldeado. Se podría decir que es el cliché del que obtendremos los moldes huecos para su reproducción masiva. El látex (como ya probablemente sepas) es un producto licuoso que se obtiene a partir de grasas y resinas vegetales.

Paso 4: Enyesado de la “madrina”.

En este departamento se vierte una capa de yeso sobre la madrina y se espera a su secado para volver a vertirle otra que también esperaremos que seque.

De ese modo, capa a capa, se crea un bulto del que, una vez seco, se extrae la madrina que, a su vez, deja en el interior de dicho bulto una réplica perfecta en negativo (cóncava) de la máscara.

Paso 5: Membranización y blower.

En este otro departamento el operario vierte látex dentro del molde resultante de haber sacado la madrina . Tras haberlo llenado completamente, se vacía, quedando en su interior una fina capa o membrana resultante del látex vertido. El molde impregnado se pasa a un secador especial llamado “blower” que solidificará la membrana.

Una vez terminado el secado, se le echa talco mientras se saca dicha membrana para que se pueda extraer con facilidad. Esta especie de “piel” es realmente la máscara…pero todavía falta parte del proceso, ya que es preciso un control llamado “recorte de facciones” que eliminará imperfecciones y la acondicionará para que la cabeza del usuario entre cómodamente en ella.

Paso 6: Vulcanizado y recorte de facciones.

En esta etapa, la máscaras se meten en máquinas industriales  de vulcanizado. Estas secadoras gigantes hacen que se estabilice la flexibilidad de las máscaras controlando su índice de humedad y así queden por siempre en una consistencia apropiada para ser usadas con comodidad.

Paso 7: Preacabado: recorte de facciones, lijado, parcheado y añadidos .

El preacabado es un control de calidad de la máscara en el que se lijan las posibles burbujas solidificadas que deforman la superficie de la careta, se tapan los posibles agujeros no sellados por culpa de estas burbujas y se recortan adecuadamente los orificios necesarios para ojos, nariz, boca, etc.También se añaden elementos extra que no pueden realizarse en el proceso del molde como dientes adicionales, protuberancias de determinado grosor, etc.

Paso 8: Decoración y sellado.

Ilustrar la resultante “máscara en crudo” es la misión de los incansables pintores de este departamento. Con aerógrafo, a pincel o ambas cosas a la vez, las hábiles manos de estos artistas están constantemente coloreando las diferentes zonas de las máscaras para llegar al cupo de pedidos necesario. Ellos rematan la intención del dibujante, dándole el trágico y desconcertante realismo que se supone debe tener.

Hematomas, ojeras de muerte, dientes podridos, ojos desorbitados inyectados en sangre, pinchos clavados, cortes profundos… una máscara de terror  de látex debe ser todo lo realista que permita físicamente, ya que por suerte no representan personajes de la vida real. Un ilustrador de máscaras de látex de terror tiene por lo tanto, mayor responsabilidad de intensificar realismo.

Tras la decoración viene el sellado. Este paso consiste en la emulsión de un producto protector por toda el área exterior de la careta que evita que la máscara se pegue en sí misma una vez pintada, dé vida con su brillo a los colores y además tenga mucha más durabilidad ya que también protege la pintura.

Paso 9: Decoración.

Pelos sintéticos pegados e incrustados, cascabeles, argollas nasales o para orejas, cadenas…en este departamento se le ensamblan, cuelgan o pegan todos los accesorios extra que las máscaras de látex de terror necesitan con el fin de enriquecer su apariencia final.

Y con este paso previo al embalaje y envío a tu casa de la máscara que has elegido, terminamos nuestro post sobre “¿Cómo se hacen las máscaras de látex de terror?”. Esperamos te haya gustado y entretenido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *